Se parece como un huevo a una castaña

Este refrán o pacopaco se usa para decir que dos cosas no se asemejan en nada. Ése es su significado aceptado comúnmente, pero se trata de una expresión ambigua. Es decir, alguien que no haya escuchado nunca el refrán en contexto podría pensar que sí se parece un huevo a una castaña. A saber: tienen una forma redondeada, un tamaño pequeño que entra en una mano, una superficie lisa y suave, son productos de la naturaleza, son simiente, se comen, nadie se los folla, quizás con excepción de los huevos en sexo prenatal (Rami sabe de lo que hablo). No sé, una comparativa entre una ameba y una estrella de neutrones sí me parecería algo digno de destacar su diferencia, pero entre un huevo y una castaña… Está en la línea de los dichos como “le das la mano y te coje el brazo”, que aunque su significado sea el que es, que la persona a la que se refiere es algo aprovechadilla, que coge confianza rápido, si visualizas la escena de alguien dándole la mano a alguien y agarrándole del brazo es una imagen de gran cordialidad y educación.

Con estos datos ya deberías saber o intuir de qué va a ir el post: sí, de comparativas, has acertado, enhorabuena, eres un friki con la cabeza tostada o elevado pensamiento lateral. O también puede haber sido una coincidencia… El asunto es que empecé queriendo hacer un artículo sobre Los Ramones, pero como el tema de Juako las gracietas no iban tanto con ellos como con la similitud entre las rumbas, y sólo tenía otro tema más sobre ellos de Los Petersellers, en el cual sí hacen coñas con la sonoridad similar de sus temas, de esa ausencia de material ramoniano han venido estos lodos. Y lo curioso es que en ambas canciones se nombra al feo de los Ramones. Vean, vean, escuchen, escuchen.

No puede faltar aquí el genial monólogo musical de Rob Paravonian sobre el canon de Pachelbel, una melodía que oyes prácticamente a diario sin saberlo ni quererlo ni comerlo ni beberlo, que la música no se deglute por vía oral:

Hace tiempo Zapi me habló de los documentales “Everything is a remix”, donde se desarrolla la idea de que toda idea en el mundo creativo es una mezcla de ideas anteriores, y ojo, que esta misma idea, ésta que estás leyendo puede haber sido producida por la mezcla de distintos razonamientos o influencias, o flatulencias. Este capítulo además trata el tema musical, por lo que viene muy a colación de este hilo.

Por penúltimo volviendo a la idea inicial, una frase que me repatea es que algo no es comparable. A ver, todo es comparable, si algo es muy distinto pues eso, cuentas las diferencias y a correr, y si es parecido lo mismo. No sé, puedes comparar un olor con un ladrillo: pues eso, no se parecen, uno es una percepción y lo otro es un móvil antiguo.

Y por último, imagina una crema para picaduras, para generarlas, para atraer insectos y que te piquen, que te cause una picadura enorme. Hay tratamientos con picaduras de abeja, muy locos, pero que funcionan. O baba de caracol, que nos estira la cara. O rodajas de pepino, como decían Los Gandules en el tema de Barrigada. O urea, como Paco Rabal en Los Santos Inocentes. Sabios consejos, llevo, que para mí no tengo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s