Mierda, una noche de pedo

Un tema que a todos nos llena.

“El que lo huele debajo del culo lo tiene,” solía decir, de críos, el que probablemente se habría o hubiera tirado un pedo tras la advertencia del primero que hubiera o habría advertido la peste que estaría inundando la pituitaria del grupo de gente, presuntamente infantil, en el que se hallare o estuviera, congregada en un número mínimo de 3, mínimo necesario para poder emplear la citada excusa.

¿Que por qué el inicio del post es así? Por el mismo motivo que miramos dentro del pañuelo después de estornudar, como si esperáramos encontrar petróleo, o el color de nuestras mucosidades fuera a ser indicativo de si padecemos un catarro, gripe o infección de algún tipo, tal como nos pregunta nuestro médico de cabecera cuando acudimos a él con dichos síntomas enfermizos: ninguno. ¿Va a ir la temática de las canciones de ello? Pues podría (condicional del verbo podrir, no confundir con el partido político objeto de diversos ataques infundados y diversas chanzas pese a sus ya desgraciadamente pocas chances (esa Pit) de gobernar este apestoso país).

Viene a cuento de que soy un pedorro, y que siento que la gente con aerofagia es una apestada, que se la margina y discrimina como a la mercromina el betadine, y que es una pena que a partir de cierta edad sea ridículo usar una excusa que de crío te hacía salir airoso de una situación en la que habías dejado impregnado el aire del aroma de tus heces. Claro que siempre está la posibilidad de usar la frase del que no quería dejar lugar a dudas, enorgulleciéndose incluso de su proeza, con la frase “callar, callar, que mi culo va a tronar”, donde incluso el uso del imperativo es incorrecto aposta para favorecer el verso en consonante, de forma similar a lo que hizo Extremoduro en su disco “Iros todos a tomar por culo”.

“Mierda” de El Reno Renardo, “Pastel” de Mamá Ladilla, “Malos fedores” de Los Irónicos, “Comprando mierda” de Juan Abarca, “Loas al cuarto de baño” de Les Luthiers ambientarán y amenizarán este post de birsiones temáticas. Adelante con el chorizo:

Mucha mierda, como se decía antes debido a la contaminación producida por la combustión y procesamiento del elemento motor de los carruajes que asistían a los espectáculos, expresión que aún permanece hasta nuestros días sin mucho sentido. ¿Qué vas a decir ahora? ¿Mucho NO2? ¿Mucho katxi por el suelo? ¿Mucho pedo, ya sea etílico o el normal, de la gente?

Otra reflexión: si un policía te lanza la advertencia “deponga su actitud”, y ésta es una mierda, ¿podrías plantarle un pino ahí mismo? Al menos de desobediencia no podrían acusarte, ¿no?

Doy por finalizado mi post, inspirado claramente por la novela y película “El Perfume”, y lo finiquito con la mejor frase tanto para definirlo como de despedida. Ya lo dijo el poeta: ¡A la mierda!

Anuncios

2 pensamientos en “Mierda, una noche de pedo

  1. Pingback: Estopa – El del medio de los Chichos | birsiones

  2. Pingback: Peculiaridades (I) | birsiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s